ESTRÉS

Según un estudio realizado a la Generación Z, Millennials, Generación X y Baby Boomers por “El Chile que viene – Salud Julio 2019 de la CADEM”, indica que “siete de cada diez chilenos declaran tener o haber tenido algún problema o enfermedad asociada a la salud mental”. El más recurrente es el estrés laboral con un 52% para la Generación X, un 47% para los Millennials, un 35% para los Baby Boomers y un 23% para la Generación Z.

estres laboral

RELACION ENTRE LA HOMEOSTASIS Y LOS FACTORES DE ESTRÉS.

La Homeostasis es el conjunto de fenómenos de autorregulación que mantienen el equilibrio interno de un organismo y los factores de estrés son los estímulos que alteran o amenazan la homeostasis. El organismo realiza una respuesta de adaptación para contractar el factor de estrés. En resumen, cuando un organismo está bajo estrés, hay un factor de estrés que altera la homeostasis de ese organismo.

 

ESTRÉS.

Es un sentimiento de tensión física o emocional. Proviene de cualquier situación o pensamiento que lo haga sentir a uno frustrado, furioso o nervioso. Es la reacción del cuerpo a un desafío o demanda.

Chrousos & Gold (1992) definen al estrés como “un estado de falta de armonía o una amenaza a la homeostasis. La respuesta adaptativa puede ser específica, o generalizada y no específica. Así, una perturbación en la homeostasis resulta en una cascada de respuestas fisiológicas y de comportamiento a fin de restaurar el balance homeostático ideal”.

 

TIPOS DE ESTRES

Stora (2003) señala que la disminución y el control del estrés puede ser complicado y difícil considerando que existen diferentes tipos, cada uno con sus propias características, síntomas, duración y distintas formas de tratamiento:

  • Estrés Episódico. – Es la forma de estrés más común. Se deriva de situaciones del pasado y se predispone negativamente al futuro. En pequeñas dosis es normal y hasta podríamos decir que estimula y excita, pero en exceso agota al sistema nervioso. Un nivel alto de estrés produce dolor de cabeza, dolores estomacales, problemas digestivos, complicaciones musculares, presión arterial alta, inestabilidad psicológica y emocional.
  • Estrés Agudo. – Se da en las personas que se caracterizan por no lograr organizarse y no pueden hacer frente a las presiones y demandas cotidianas. Mantienen puesta la atención en las presiones que encuentran y se mantienen en el nivel alto del estrés. La mayoría de las veces reaccionan de manera emocional descontrolada, con irritabilidad, manteniéndose tensos y ansiosos. La respuesta de quien padece este tipo de estrés es nerviosa, brusca y hostil. Mantienen relaciones interpersonales deterioradas y por ello el lugar de trabajo se convierte en un lugar cargado de estrés.
  • Estrés Crónico. – Es generado por situaciones agobiantes en un largo período de tiempo. Este tipo genera consecuencias laborales y personales en la vida de quien lo sufre, desgastándolo y agotándolo física y psicológicamente. Ocurre cuando una situación provoca depresión y no se logra salir de ella. Las presiones se convierten en interminables y sin aparente solución. Esta situación puede generar en la persona paro cardiaco, cáncer, ataques de violencia e ira, pudiendo hasta atentar contra su vida y/o la de otros.

 

PRINCIPALES CAUSAS

 Según la OMS el estrés es la primera causa de discapacidad, mal gestionado puede terminar en un trastorno de ansiedad u otra patología psicológica. Las principales causas son:

  • Problemas laborales. – Surgen porque dos o más personas entran en desacuerdo por necesidades distintas, porque sus valores, intereses, aspiraciones o deseos son incompatibles o al menos, se perciben como incompatibles.
  • Problemas familiares. – Constituyen una dificultad de ajuste singular pero común, normalmente se desarrollan por falta de comunicación, problemas de disciplina, inestabilidad económica, pérdida de un ser querido, problemas en la pareja, confrontación entre hermanos, etc.
  • Rupturas sentimentales. – Las relaciones de pareja pueden contribuir a generar una gran satisfacción vital y de satisfacción entre las personas, sin embargo una ruptura por cualquiera que sea la causa, nos hacen infelices y nos amargan la vida.
  • Grandes cambios. – El salir de la zona de confort donde te encuentras en el momento presente, puede provocar niveles de ansiedad ante el futuro inmediato, ya que podemos tener pensamientos negativos sobre lo que puede ocurrir.
  • Personas tóxicas. – Son personas que no han madurado emocionalmente, inseguras y egoístas que necesitan tener cerca a alguien para entablar una relación que les permita descargar sus frustraciones.
  • Soledad. – No es buena para la salud mental, ya que tiene asociada patologías como la depresión, el estrés, la ansiedad y la falta de autoestima.
estres

¿CÓMO SABER SI TENGO ESTRÉS LABORAL?

Utilizando el Cuestionario de Problemas Psicosomáticos CPP que consta de 12 preguntas y permite conocer en qué grado el trabajador padece los síntomas asociados al estrés, se debe responder a las siguientes preguntas (cita textual):

      1. Imposibilidad de conciliar el sueño.
      2. Jaquecas y dolores de cabeza.
      3. Indigestiones o molestias gastrointestinales.
      4. Sensación de cansancio extremo o agotamiento.
      5. Tendencia de comer, beber o fumar más de lo habitual.
      6. Disminución del interés sexual.
      7. Respiración entrecortada o sensación de ahogo.
      8. Disminución del apetito.
      9. Temblores musculares (por ejemplo tics nerviosos o parpadeos).
      10. Pinchazos o sensaciones dolorosas en distintas partes del cuerpo.
      11. Tentaciones fuertes de no levantarse por la mañana.
      12. Tendencias a sudar o palpitaciones.

Puedes realizar el Cuestionario de Problemas Psicosomáticos CPP  pinchando el enlace. Destacando que los resultados obtenidos en el cuestionario son orientativos, puesto que el diagnóstico debe ser realizado siempre por un psicólogo profesional.

 

COMO GESTIONAR EL ESTRÉS LABORAL

No siempre se puede evitar el estrés laboral, pero sí se aprende a gestionar:

    1. Identifica los factores de riesgo.- Los factores de riesgo son condiciones que existen en el trabajo que de no ser eliminados pueden ocasionar accidentes laborales o enfermedades profesionales.
    2. Aprende a defenderte de los ataques y fortalece tu autoestima. – Enfrentar los obstáculos que se presentan en la vida sin dejarse abatir.
    3. Reserva tiempo para ti. – Comienza a satisfacer tus propias necesidades, cuando entiendes de verdad que la prioridad eres tú y que si tú no estás bien, nada de todo lo demás funcionará bien.
    4. Separa el mundo laboral de tu vida privada y personal. – Esto es muy importante ya que te asegura que descanses lo suficiente y puedas atender tanto tus necesidades personales como las del trabajo.
    5. Practica deporte regularmente. – La práctica del deporte es buena para mejorar la salud de nuestro cuerpo, da bienestar físico y nos aporta innumerables beneficios psicológicos que no podemos pasar por alto. Cuando sometemos a nuestros músculos a un esfuerzo determinado, nuestro organismo libera una serie de sustancias químicas, denominadas endorfinas que crean en nuestro organismo una sensación de felicidad y bienestar momentánea.

 

APOYO DE UN COACH

El coaching acompaña a las personas en el proceso de descubrir el origen de su estrés laboral y gestionar sus emociones, para superar las trabas y resistencias que limitan su accionar y dificultan concretar sus objetivos.

 

Para mayor información no dude en contactarnos: contacto@piensacoaching.com.

Etiquetas: